uber

Precios más caros en Uber si tienes poca batería en el móvil

La empresa Uber tiene su sede en la ciudad de San Francisco, en Estados Unidos. Desde hace unos años, se ha destacado por brindar servicios de red de transporte. Es importante señalar que ha destacado por su App, la cual es bastante conocida ya que permite pedir un transporte con comodidad y rapidez. No obstante, muchas personas se han percatado de que la empresa tiene un algoritmo diseñado para captar las necesidades del cliente, ajustando las tarifas en cada caso.

Es relevante señalar la gran popularidad que tiene Uber. Funciona en gran cantidad de países, contando asimismo con flotas de choferes y vehículos bastante amplias. Los servicios que da esta compañía incluyen cuestiones como: transporte de pasajeros (tipo taxi), entrega de paquetes, mensajería e incluso transporte de carga.

Una explicación rápida del funcionamiento de Uber

Es importante conocer el funcionamiento de la aplicación de Uber. No hay que olvidar que se diseñó para funcionar en el móvil. El usuario descarga la App, coloca sus datos y luego se activa una interesante función de GPS. Sucede que se indica la ubicación donde el usuario se encuentra y  la de los conductores de Uber más cercanos.

  • La App recolecta información en todo momento: horario, localización, sitio hacia donde se dirige la persona, tipos de servicio solicitado, etc.
  • Además, la App también recolecta información del dispositivo desde el cual se hace la petición del servicio, gracias al sistema de GPS.
  • La App reconoce la marca y modelo del móvil, del mismo modo que un correo electrónico avisa desde cuál dispositivo funciona.
  • No obstante, hay algo adicional. Los dispositivos de GPS para localización consumen energía y están equipados cuánta batería tiene un dispositivo conectado.
  • Lo anterior se sabe para saber cuánto tiempo está disponible una localización. Además, cuando la batería de un móvil baja mucho; una de las cosas que se apaga es el GPS y otros sistemas para economizar la energía.

Por lo tanto, sucede que la App de Uber conoce el nivel de la batería del móvil de los usuarios. Es una consecuencia de funcionar con GPS, no algo premeditado. En dado caso, es una información que se recopila y que ha empezado ser de utilidad para quienes administran esa App. Entre otras cosas, permite saber si el solicitante del servicio y el conductor pueden encontrarse antes de que expire la carga de la batería. Asimismo, se le han obtenido otras utilidades.

Dicen que la información es poder… y es cierto

El dato de la “cantidad de carga en la batería” no parece ser importante. No obstante, alguien en cierta ocasión dijo: “una información sola no parece ser importante. Lo verdaderamente importante es cuando se entrecruzan las informaciones”. No hay nada más cierto que esta tendencia y el caso de Uber así lo demuestra.

En primera instancia, la App calcula el precio de los traslados con base en dos criterios: la distancia a recorrer combinada con el tiempo que demora ese traslado. Por ejemplo, dos trayectos pueden detentar la misma distancia (un par de kilómetros, por poner un caso). No obstante, en una situación el trayecto se hace rápido y sin tráfico. En la otra, demora gracias a realizarse por una congestionada arteria urbana. El segundo servicio sale más caro que el primero, así se estiman los costes de Uber.

La cuestión de la “demanda” también influye en Uber

La App ha mejorado su modo de postular precios a sus servicios, llegando a conocer muy bien las reglas del mercado. De hecho, uno de los primeros cambios es que la “oferta y la demanda” dan como resultado un nuevo factor para plantear costes. Si hay más usuarios solicitando el servicio que conductores y vehículos, entonces el precio sube. Simplemente, sucede que las personas están más dispuestas a pagar un precio más alto si hay poca oferta.

Lo anterior se logra analizando la información por zonas. En una zona, hay cierta cantidad de conductores disponibles. Cuando la cantidad de solicitudes es mayor, entonces el precio se incrementa. Además, la App ya ha recabado información y creado algoritmos que hacen esta faena de manera automática. Por ejemplo, se sabe que ciertos horarios son “horas pico” y , por lo tanto, los precios son mayores. Igualmente, hay épocas del año en que los costes tienen ascensos y descensos.

Con el tiempo, los algoritmos de Uber se han tornado más y más sofisticados. Aprovechan cada vez más la información que recaban. Incluso, datos que al inicio parecían innecesarios ahora se usan para sacar provecho y estimar “cuánto está una persona dispuesta a pagar por el servicio”. Una de las informaciones que ahora se utiliza con esta finalidad es la referente al nivel de carga del móvil de quien pide un servicio a Uber.

¿Cómo influye el nivel de carga de la batería de un móvil en el precio de Uber?

Ocurre que la información sobre el nivel de la batería está presente gracias a las características de los UPS. Este dato fue inicialmente desestimado, pero al entrecruzarse con otros factores reveló una “tendencia de los usuarios”. 

  • En los momentos de horas pico y mayor demanda, los usuarios que tenían el nivel de batería baja eran los primeros en aceptar precios más altos por el servicio.
  • Los usuarios con batería baja siempre escogen rápido el servicio, no parecen regatear otras alternativas diferentes, sin importar el horario en que lo hacen.

¿Qué se deduce de lo anterior? Pues, algo bastante obvio: que quien tiene la batería baja del móvil teme “quedarse incomunicado” cuando el equipo se apague. Por lo tanto, prefieren aceptar la primera propuesta de precio que reciben por el servicio de transporte. No tienen tiempo de indagar otros costes y actúan con rapidez.Con la información anterior, el algoritmo de Uber se pone en acción: cuando detecta una batería de móvil baja, con un 20% aproximadamente, entonces incrementa el precio. Una manera de aprovechar una circunstancia donde el usuario está dispuest